,
Lic. Amalia Escobar
Directora General

Sociedad

Paradojas de la economía y el nuevo gobierno

Mientras crece la confianza del consumidor, cae la confianza empresarial. ¿Es esto sostenible y de qué depende?

NEWS
Paradojas de la economía y el nuevo gobierno

Febrero 20, 2019 | AEcomunicaciones

La economía mexicana se encuentra en estos momentos ante una gran paradoja. Por un lado, el nivel de confianza del consumidor muestra cifras récord similares a las que se obtuvieron en 2001 derivado de la confianza generada con el “gobierno del cambio” de la administración Fox y el nuevo régimen político de alternancia. El consumidor piensa que vienen tiempos mejores. Por su parte, a nivel empresarial, tenemos una marcada caída en la confianza muy probablemente asociada a una sensación de que la nueva administración no es tan proempresa como las anteriores. Al mismo tiempo, las cifras recientes sobre el desempeño de la economía muestran una desaceleración importante en el ritmo de crecimiento del empleo y una contracción real en el consumo de acuerdo con las cifras de la ANTAD y sus miembros.

 
 

Entonces, ¿la pregunta aquí es cómo conciliar estas cifras divergentes? ¿Cómo conciliar hechos que parecen en sí mismos contradictorios? El consumidor piensa que vienen tiempos mejores, aunque está comprando a menor ritmo que antes. Muy probablemente tiene esperanzas que las acciones iniciales de gobierno llenas de asertividad como el combate al “huachicol” son el preludio de más y mejores oportunidades en todos los sentidos. El consumidor está valorando la intención del nuevo gobierno y sus acciones, y espera que se traduzcan en resultados tangibles en un futuro cercano. Está siendo generoso con la actual administración y está dispuesto a esperar a que se den los resultados. Y mientras esto sucede está siendo también un tanto cuanto cauto en sus decisiones de consumo. El empresariado y los mercados financieros consideran que acciones como la cancelación del NAIM, la cancelación de la Reforma Energética (Reformas Petrolera y Eléctrica), el desabasto de combustibles, las huelgas en la frontera y los bloqueos al flujo de mercancías vía FF.CC en estados como Michoacán, necesariamente están impactando el dinamismo y la marcha de la economía.

Particularmente, la cancelación de la Reforma Energética implica que regresaremos a una época en la que Pemex y CFE se apoyarán menos en alianzas y coinversiones con empresas privadas -y mucho más en las finanzas del Gobierno Federal- por lo que requerirán más recursos fiscales de los contribuyentes para financiar su operación y crecimiento. Igualmente, las inversiones en actividades como refinación, Tren Maya, así como los programas de becas a adultos mayores y jóvenes, son compromisos que demandan en general mayores recursos financieros y los mercados financieros lo saben. La baja en la calificación de Fitch Ratings a Pemex muestra también -viéndolo desde otro ángulo- preocupación por el cambio de estrategia y la capacidad de pago de la paraestatal, así como potencialmente en una rebaja en la calificación al país por la capacidad de pago del gobierno de México toda vez que es una empresa propiedad del Estado mexicano.

Fuentes:https://www.forbes.com.mx/paradojas-de-la-economia-y-el-nuevo-gobierno/